Servicios medicos

Remoción de quistes pancreáticos

La extracción de un quiste pancreático pertenece al campo de los métodos de tratamiento radical cuando ningún otro enfoque alternativo ha tenido el efecto deseado.

Desde un punto de vista anatómico, un quiste es una formación limitada por la pared que se localiza en el parénquima del órgano. Dentro de la formación se llena con contenido líquido. El desarrollo de dicha patología ocurre por varias razones de naturaleza traumática o inflamatoria.

Los síntomas están directamente relacionados con qué tan grande es el quiste y también dónde está exactamente. Las causas de la formación de la patología afectan la tasa de deterioro del bienestar. Cuando se tiene en cuenta todo lo anterior, queda claro por qué algunos pacientes simplemente se quejan de molestias leves en la cavidad abdominal, mientras que otros enfrentan dolor agudo. A veces, la enfermedad incluso se acompaña de compresión de los órganos vecinos.

Clasificación estándar

Para comprender el diámetro del área afectada, su ubicación y también para averiguar si los tejidos blandos vecinos han tocado el foco de la inflamación, se utilizan métodos de diagnóstico modernos. Se consideran un elemento obligatorio del plan antes del nombramiento de una intervención quirúrgica, lo que permite no solo estudiar el problema en detalle, sino también utilizar la información recopilada durante la operación en sí.

Las versiones más productivas de los diagnósticos son la tomografía computarizada y la resonancia magnética, así como la CPRE. En los primeros dos casos, la etapa de agregar un agente de contraste no es necesaria, pero el último tipo de análisis se basa en ella por completo.

Solo después de recibir la visualización en las manos, el especialista tratante toma la decisión final sobre si la operación es posible y qué formato será más efectivo. Muy a menudo, se usa el drenaje clásico interno o externo. Un poco menos frecuente, los expertos recurren a la resección de parte del páncreas junto con una zona que amenaza todo el cuerpo.

Según las estadísticas, en los últimos años, un quiste pancreático se ha diagnosticado con mucha más frecuencia, y la mayoría de los jóvenes se convierten en sus víctimas. Los investigadores explican el fuerte rejuvenecimiento de los pacientes en el departamento de hospitalización gastroenterológica por el hecho de que los jóvenes a menudo comenzaron a sufrir pancreatitis aguda y crónica. Además, su etiología varía del alcohol traumático clásico al alcohol biliar o adquirido, que en los últimos diez años se ha convertido en un verdadero flagelo entre los médicos.

Según el mismo resumen estadístico, un quiste es la consecuencia más común de una complicación de pancreatitis de curso crónico. Representa aproximadamente el 80% de los casos clínicos del total.

Las dificultades se agregan por el hecho de que en el entorno médico no existe una idea uniforme de qué formaciones deben atribuirse a los quistes pancreáticos. Debido a esto, no se proporciona un resumen general de las reglas con respecto a la clasificación de dicha patología, así como los estándares de patogénesis con ayuda.

Algunos adherentes insisten en que se requiere un quiste para tener jugo pancreático adentro, y que también se limite a las paredes. Otros sugieren que el contenido puede ser incluso parénquima necrótico o:

  • sangre
  • pus
  • exudado inflamatorio

Lo único en que convergen ambos campos es los principios de la formación de la anomalía. Proporcionan las siguientes condiciones:

  • daño al parénquima;
  • la dificultad del flujo de secreción;
  • falla local de microcirculación.

Por separado, hay una clasificación de patologías, que se divide por los parámetros de su formación. Pero incluso tienen varias unidades para la conveniencia de establecer un diagnóstico específico. La clasificación principal implica la división de enfermedades en los siguientes tipos:

  • congénito
  • inflamatorio
  • traumático
  • parásito
  • neoplásico

El primer párrafo incluye varios subpárrafos más como dermoides y teratoides, así como degeneración fibroquística, adenoma, poliquístico.

Pero los pseudoquistes que se encuentran con frecuencia son representativos de una serie de categorías inflamatorias, que también incluyen opciones de retención. Por separado, hay una clasificación en las versiones neoplásicas, que afecta a los siguientes subtipos:

  • cistadenomas;
  • hemangiomas cavernosos;
  • cistadenocarcinomas;
  • epiteliomas

Todos ellos difieren en el curso de la enfermedad, las medidas de curación, los enfoques de la terapia de rehabilitación.

Características de cada tipo

Después de la patología detectada, el médico debe adelantarse a su tipo y luego tratar con un programa específico de medidas terapéuticas. Algunos expertos creen que un quiste después de una lesión es tan complejo como el desarrollo idéntico de eventos en pancreatitis aguda o crónica. Primero, en el área afectada del parénquima pancreático, se produce la autólisis del formato enzimático, seguido de la formación de infiltrado suelto. Contiene productos de descomposición de tejidos.

Con el tiempo, se convierte en una especie de cápsula, que provoca la nucleación de un quiste falso, que no tiene una capa de epitelio revestido. Un quiste real está asociado con el conducto, estando dentro del páncreas, o afuera, si el tamaño de la formación era demasiado grande.

Los científicos nunca llaman el tamaño promedio de tal inflamación, ya que pueden variar de gigantes con varios litros de líquido acumulado a pequeños objetos, lo cual es característico de los poliquísticos. Durante las observaciones, los investigadores concluyeron que en las mujeres, la causa de tal veredicto es a menudo pancreatitis de cualquier tipo, y en los hombres, una lesión abdominal.

Las anomalías congénitas a menudo se encuentran en los niños, ya que intentan manifestarse con síntomas desagradables desde el principio. Se cree que esta opción es la conclusión lógica de la dissontogénesis. Se encuentran tanto solos como en colonias.

Con una etapa particularmente avanzada, se combinan con formaciones idénticas en órganos vecinos:

  • hígado
  • riñones
  • ovarios

Solucionado en la práctica clínica, incluso combinaciones con el cerebro.

Los contenidos tradicionales son masas granulares, cavidades con tejidos dermoides. La fuente principal del problema es la formación incorrecta de marcadores embrionarios, como los lóbulos glandulares individuales, que se separan de la masa principal de la glándula. A veces se ectopian en las paredes gástricas.

Si consideramos un tipo de clasificación de popularidad, entonces la lista inflamatoria de formaciones se convierte en el líder de la lista, por lo que uno debería "agradecer" la pancreatitis que no se ha curado por completo ni se ha dejado al azar. Cuando una persona se ha convertido en una víctima de su forma aguda, los procesos degenerativos contribuyen a la formación de infiltrados, a los que luego se agregan la cápsula y las cavidades.

El resultado de la pancreatitis crónica se ve un poco diferente, expresado en islotes de tejido conectivo, así como en el estrechamiento del conducto con ampliaciones periódicas. Debido a esto, ya durante la operación, el cirujano puede decidir deshacerse de los cálculos que bloquean la transmisión normal de la secreción. Son tan pequeños que el ultrasonido no los nota.

Con un estrechamiento del conducto, se forma un quiste ordinario dentro del lóbulo glandular. Pero si hay una expansión pre-estenótica del camino, entonces no se puede evitar un gran obstáculo esférico de naturaleza de retención. Su característica se llama paredes fibrosas densas, una secta vascular apretada, forrada con epitelio cúbico. El contenido de la lesión varía desde un líquido casi transparente hasta una consistencia marrón espesa.

Mucho menos comunes son las situaciones en que la causa de la educación es un efecto parasitario. De hecho, esto solo significa el inicio de la etapa vesicular del desarrollo del equinococo. Debido al impacto de este último, la cabeza a menudo se ve afectada. Pero si se detectó cisticercosis, entonces el cuerpo con la cola cayó bajo ataque.

Fisiológicamente, la pared de la variante parásita consiste en una cápsula fibrosa junto con una membrana quitinosa creada por el cuerpo por sí sola. La única buena noticia es que los cistadenomas se encuentran entre los diagnósticos médicos más raros en la parte gastroenterológica.

Sobre la base de la clasificación esquemática presentada, los médicos están desarrollando una estrategia de atención adicional, eligiendo la intervención quirúrgica óptima.

Cuando es hora de ver a un doctor

La principal fuente de numerosos efectos secundarios después de la operación es que la víctima se dio cuenta demasiado tarde de cuánto estaba en una situación deplorable. Con áreas problemáticas de hasta 5 centímetros de diámetro, las personas rara vez se quejan de malestar regular o problemas de salud más graves. Experimentar un síndrome de dolor bastante grave, que te lleva a inscribirte para una consulta con un experto en perfiles, es característico de quistes más grandes. También se caracterizan por la llamada "brecha brillante", que significa una mejora temporal en la imagen después de un ataque o lesión aguda.

El dolor más intenso se hace sentir durante la formación de seudoquistes durante la próxima pancreatitis aguda, o durante una exacerbación de una enfermedad crónica. Esto se explica por pronunciados fenómenos destructivos. Después de un cierto período de tiempo, la intensidad disminuye y el dolor se vuelve más sordo o doloroso.

En un escenario particularmente triste, vale la pena preparar que, en el contexto de síntomas escasos, la hipertensión en los conductos se haga sentir. Un ataque de dolor agudo también sugiere un posible descanso. Si después de esto, la víctima experimenta signos de intoxicación normal junto con un aumento de la temperatura, entonces esto indica supuración.

El cuadro clínico con un quiste pancreático convencional, que presionó el plexo solar, se ve un poco diferente, lo que conduce a:

  • dolor ardiente
  • retroceso en la espalda;
  • mayor incomodidad al apretar la ropa;
  • alivio en la adopción de la pose de rodilla-codo.

El bloqueo del síndrome se obtiene solo con la ayuda de analgésicos del espectro de acción narcótico, que simplemente no se puede encontrar en la farmacia.

Entre los signos más comprensibles que indican la necesidad de visitar el departamento de gastroenterología, se encuentran:

  • náuseas
  • vómitos
  • inestabilidad de las heces;
  • pérdida de peso

Esto último se debe al hecho de que la función exocrina de la glándula deja de funcionar normalmente, lo que viola la absorción habitual de nutrientes entrantes en el intestino.

El principio final para detectar una enfermedad peligrosa es el síndrome de compresión de los órganos vecinos. Cuando el quiste se encuentra en el territorio de la cabeza pancreática, la probabilidad de ictericia obstructiva es demasiado alta, lo que se expresa en:

  • ictericidad de la piel, esclera;
  • picazón

Cuando se bloquea el acceso normal a la vena porta, se desarrolla edema en las extremidades inferiores. No menos amenazante es el bloqueo del flujo de orina a través de los uréteres, lo que implica un retraso en la micción.

Una excepción a la regla es exprimir la luz intestinal, pero si esto sucede, el paciente espera una obstrucción del intestino con todas las consecuencias.

Enfoque radical

Tan pronto como el médico verifique las quejas de la sala, confirme las sospechas con los resultados del examen de diagnóstico y concluya que la medicina alternativa no tiene poder aquí, se designará el día de la cirugía. El tipo de intervención quirúrgica dependerá completamente de las características físicas, anatómicas y de clasificación de un quiste en particular.

Dependiendo de las circunstancias, el médico prefiere la extracción del quiste o el drenaje. Si se elige a favor de la primera oración, entonces se calcula adicionalmente el volumen de tejidos que necesitan ser extirpados. La base para los cálculos es el tamaño de la formación y el estado del parénquima, lo que le permite elegir el método óptimo de eliminación:

  • resección de la cabeza;
  • escisión distal;
  • extirpación pancreatoduodenal.

Pero los cirujanos intentan recurrir a este tipo de intervención solo después de estar convencidos de que no funcionará para salvar el órgano con la ayuda del drenaje. Por lo general, el drenaje se lleva a cabo mediante la aplicación de una anastomosis entre el estómago y el quiste, que en terminología médica se llama cistogastrostomía. Existen variaciones en la aplicación de la anastomosis junto con el pequeño o el duodeno.

Desde el punto de vista de la fisiología, los métodos presentados son más valiosos, ya que garantizan la provisión de un secreto pancreático por el pasaje, eliminando en el camino las manifestaciones dolorosas. Una ventaja auxiliar es un bajo porcentaje de posibles recaídas.

Pero todo esto es característico del drenaje interno, y el externo, que se realiza con un orden de magnitud con menos frecuencia, tiene indicaciones completamente diferentes: supuración de la cavidad; quiste no formado; vascularización profusa; Condición grave general.

No es en vano que dicha operación se clasifique como un rango paliativo, ya que retiene un riesgo bastante alto de desarrollar pus junto con una recaída. El inconveniente agrega un efecto secundario casi obligatorio en forma de fístula pancreática, que es casi imposible de eliminar con métodos conservadores.

Pero, independientemente del tipo de drenaje, se permite usarlo solo después de que se confirme la etiología no tumoral del objeto detectado.

Las tecnologías más innovadoras se denominan análogos de eliminación mínimamente invasivos. Pero incluso esas versiones casi no traumáticas tienen un inconveniente significativo: complicaciones graves en forma de sepsis y fístula externa.

Pronóstico de éxito

Cuán productiva será la operación, además de expresar la velocidad de recuperación, incluso un especialista experimentado no podrá hacerlo. Pero definitivamente le aconsejará que se adhiera estrictamente a la dieta terapéutica prescrita, que cambie su estilo de vida y elimine los malos hábitos. El uso de medicamentos sustitutos, analgésicos como soporte y la medición periódica de los niveles de glucemia puede garantizarle una larga vida.

Para hacer un pronóstico, también se tiene en cuenta la puntualidad de la asistencia brindada, la profesionalidad del equipo médico y las causas de la enfermedad.

Tenemos que prepararnos para el hecho de que con algunos tipos de operaciones pancreáticas, las complicaciones alcanzan una marca del 50%. Esto se debe al desarrollo de perforación, supuración, aparición de fístulas e incluso sangrado intraabdominal. Incluso después de una intervención exitosa, todavía existe la posibilidad de una posible recaída.

Para minimizar esta probabilidad, deberá abandonar las bebidas alcohólicas, grasas, ahumadas, demasiado saladas y picantes. También deberá controlar cuidadosamente la salud del tracto gastrointestinal, sometiéndose regularmente a un examen preventivo de rutina. Solo todos juntos permitirán no reducir significativamente la calidad de vida posterior.

Loading...