Servicios medicos

Remoción de adenoma de próstata

El adenoma de próstata es una enfermedad masculina que se acompaña de la formación de un ganglio benigno en los tejidos de la glándula prostática. El nodo aumenta de tamaño con el tiempo y bloquea la uretra. Esta enfermedad urológica se visualiza hoy en casi cada segundo hombre mayor de 50 años. Vale la pena señalar que la edad de la enfermedad está disminuyendo, y el número de hombres que padecen adenoma de próstata está creciendo inexorablemente.

Síntomas de la enfermedad

La presencia de adenoma de próstata se acompaña de impulsos frecuentes de orinar, una sensación de vejiga urinaria vacía, una tasa débil de salida de orina y esfuerzos adicionales para comenzar a orinar.

La razón principal de la manifestación de estos síntomas es la formación de un nodo que bloquea la luz prostática. Para comenzar el tratamiento, es importante visitar la consulta de un médico para confirmar el diagnóstico, determinar la forma de la enfermedad y seleccionar el tratamiento más preciso y efectivo.

Diagnóstico de adenoma de próstata

Hoy en día, hay una serie de métodos de diagnóstico que permiten diagnosticar completamente.

Estudios de laboratorio: el médico prescribe OAC, OAM, bioquímica sanguínea y análisis para la determinación del antígeno prostático específico.

El médico examina la condición de la próstata a través de un examen rectal digital. Además, el proctólogo sin falta prescribe: rayos X, ultrasonido, uroflujometría y biopsia del adenoma de próstata.

Se puede usar una biopsia para determinar un tumor maligno, cuya presencia cambia fundamentalmente la naturaleza de un tratamiento adicional.

En las etapas iniciales del desarrollo de la enfermedad, se puede usar el tratamiento farmacológico, en etapas más avanzadas, se forma una dirección para la intervención quirúrgica.

Contraindicaciones para el método quirúrgico.

La intervención quirúrgica en presencia de adenoma de próstata está contraindicada si: durante el estudio de los tejidos de biopsia extirpados, se detectó una formación maligna; hay una variedad de complicaciones postoperatorias; el paciente tiene un estado inestable; reveló insuficiencia cardíaca aguda.

Se recomienda que los hombres con contraindicaciones para la cirugía realicen diariamente ejercicios terapéuticos especiales.

Importante: los ejercicios para gimnasia deben ser seleccionados por el médico, teniendo en cuenta la condición del paciente.

Remoción de adenoma de próstata

Existen varias clasificaciones de métodos para el tratamiento crónico del adenoma de próstata:

  1. La adenomectomía es uno de los tipos comunes de intervención quirúrgica, que tiene restricciones mínimas para su implementación. Esta operación se realiza si: el peso del nodo ha alcanzado los cuarenta gramos, el volumen de orina residual es más de ciento cincuenta gramos, se visualizan complicaciones.
  2. Resección transuretral (RTU): el procedimiento es completamente sin sangre, implica la implementación de todas las acciones a través de la uretra. La RTU se prescribe si: el peso del nodo ha alcanzado los 60 gramos, el volumen de orina residual es superior a 150 gramos, no hay quejas sobre el trabajo de los riñones.
  3. RTU de vaporización del adenoma de próstata (en otras palabras, ablación y destrucción con láser): este método pertenece al grupo de personas gentiles, ya que se utiliza un láser para el trabajo. Este método implica una mayor probabilidad de restauración del sistema genitourinario después de la cirugía.

Con la metodología de la operación la determina directamente el médico, en función de los indicadores de un examen directo y los resultados de la prueba. Vale la pena señalar que en los últimos años, los médicos han preferido cada vez más la escisión con láser del adenoma de próstata, ya que la técnica tiene una serie de ventajas: procedimiento sin sangre; procedimiento sin cortes; recuperación rápida del paciente después de la cirugía; La presencia de un porcentaje mínimo del desarrollo de complicaciones inflamatorias o infecciosas.

El procedimiento, independientemente del método elegido por el médico, se realiza bajo anestesia general o espinal. Después de llevar a cabo las acciones necesarias, se coloca una bolsa de hielo en el área de la ingle para reducir el riesgo de hinchazón.

Rehabilitación después de la cirugía

El período de rehabilitación es tan importante como la operación en sí. Durante todo el período de recuperación, el paciente debe estar bajo la supervisión de un especialista experimentado y altamente calificado. Los primeros dos días, es importante observar un reposo absoluto en cama. El médico desarrolla una lista especial de recomendaciones, que deben seguirse con la mayor precisión posible las primeras dos semanas, incluso si la afección mejora significativamente.

Por lo tanto, en el postoperatorio es importante: excluir los gestos innecesarios y prevenir el esfuerzo físico (pueden provocar complicaciones y cicatrices en los tejidos); beba muchos líquidos; rechazar alimentos fritos, ahumados y salados; llevar a cabo la terapia con antibióticos (al menos 10 días); dejar de fumar y beber alcohol; No te pierdas los exámenes preventivos de un médico; recibir baños de aire; un mes y medio para abandonar la actividad sexual; use ropa interior apretada especial.

Como prevención de enfermedades, se recomienda realizar un complejo de entrenamiento simple. El ejercicio será beneficioso si sigue 4 reglas básicas: la carga debe comenzar con un mínimo y aumentar gradualmente; la regularidad es importante; el cuerpo debe estar en buena forma física; El complejo debe llevarse a cabo exclusivamente por la mañana.

Una operación para extirpar la próstata permite a los hombres deshacerse de esta enfermedad durante al menos 15 años. Solo en casos raros puede ser necesaria una segunda intervención. En caso de que la operación no haya tenido éxito, se instala un stent prostático especial para el paciente, con la ayuda de la cual la uretra se expande mecánicamente.

En la primera aparición de síntomas, consulte a un urólogo, proctólogo o cirujano para obtener un diagnóstico oportuno y la selección de un tratamiento efectivo, o para una cirugía con rehabilitación adicional.

Loading...